Aborto en Perú

El aborto terapéutico es legal en nuestro país desde 1970 sin embargo no había un protocolo específico que sea llevado a cabo por profesionales de la salud. Por ejemplo, en el 2011 salió la sentencia de la demanda que ejerció el Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer (CEDAW-ONU) contra el Perú por violar los derechos humanos de una adolescente que requería un aborto terapéutico. Víctima de violación a los 13 años, se intentó suicidar y quedó inválida en el 2007. Un caso similar ocurrió en 2005 cuando el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas (CDH) decidió a favor de una joven peruana de 17 años que en el 2001 fue obligada a llevar a término un embarazo de un feto con malformaciones incompatibles con la vida extrauterina. El año 2016 recién el Perú aceptó recompensar financieramente a la muchacha.

En el 2014 entró en vigencia el protocolo de aborto terapéutico en Perú solo si existe algún riesgo de muerte de la mujer embarazada. Según el Ministerio de Salud, cada caso entra a una evaluación y no deberían de exceder los seis días calendario para la definición del caso. Además solo se puede realizar antes de las 22 semanas de gestación.

Para todas las demás causales de aborto, según el código penal del Perú, la mujer que provoca su aborto, o consiente que otro le practique, puede ser sentenciada a un lapso no mayor de dos años con pena privativa de su libertad (Prescibe si pasa esa misma cantidad de tiempo sin ser sentenciada). Sin embargo, se estima que cada año se producen más de 352 mil abortos inducidos clandestinos. Entonces, todas estas mujeres callan sus experiencias, muchas veces ante su familia, amigos y doctores, para no terminar en la cárcel.

Según encuesta realizada por Ipsos Perú y elaborada por Promsex en julio del 2015, con una muestra de 2012 hombres y mujeres mayores de 18 años de todos los NSE, residentes de las ciudades de Lima, Arequipa, Pucallpa, Puerto Maldonado e Iquitos, el 51% de encuestados aseguró conocer a una mujer que haya abortado. Además un 49% estaría de acuerdo con el aborto si fuera un embarazo por violación sexual frente a un 42% que no lo aceptaba. Estos porcentajes están muy parejos, sin embargo ante la pregunta si aceptaban un aborto cuando el feto tuviera malformación, el 54% estuvo de acuerdo con el aborto frente a un 36% que no estaba de acuerdo. En este aspecto el porcentaje es más desigual.

Por otro lado, de acuerdo a la encuesta realizada por CPI a 1200 peruanos en septiembre del 2015, un 48,8% está de acuerdo con interrumpir un embarazo en el caso de violación, mientras que el 46,2% está en desacuerdo.

Considerando que el año 2014 el porcentaje en desacuerdo era ligeramente mayor, se puede decir que la opinión del público va cambiando sin embargo los porcentajes están muy parejos como para determinar una postura. Entonces el porcentaje no es significativo. Con respecto a este tema, el director de CPI, Manuel Saavedra, afirmó que “el hecho de que seamos una sociedad muy pegada al cristianismo es un factor importante”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *