Activismo Digital

En este tema me centro en la labor de las administradoras y cómo ellas han manejado el tema del aborto online, su posición política (así ellas crean que no hacen política, lo están haciendo) y cómo esto creó una repercusión en otras movilizaciones feministas dentro del Perú.

El uso de nuevas plataformas sociales puede facilitar la participación en causas político-cívico-sociales, sin embargo depende de la plataforma (e incluso el recurso dentro de la plataforma) para monitorear o hacer llegar la información que se quiere difundir. En el caso de la página de Facebook “Yo Aborté” no solo utilizan la red social Facebook, también escogieron utilizar la herramienta “Página”. Esto es muy distinto a otros tipos de activismo feministas que han utilizado otras herramientas como “Ni una menos” donde usaron el Grupo para difundir y hacer llegar la información necesaria a los miembros del grupo. Además los grupos no están indexados a Google, entonces tiene menos repercusión viral.

En la página, las administradoras moderan los comentarios y son las que publican los testimonios. Ella sí está indexada a Google y tanto las publicaciones como los comentarios pueden verse viralizados. En el grupo, cualquier miembro puede publicar (aunque algunas veces necesite la aprobación de alguna administradora). Pero no es “el movimiento” el que publica o el que “habla” sobre el tema, son personas. En la página, es “el movimiento” el que expresa una opinión o responde a los comentarios. Es como si las administradoras fueran una sola. En este aspecto, hay ciertas diferencias a la hora de organizarse y de decidir el manejo de la página. La administradora principal siempre es la que marca la pauta pero confía en las amigas que le ayudan para que cumplan con lo establecido mientras esa posible ya que, según entrevistas con ellas, han habido circunstancias en que la cantidad de comentarios eran demasiados para 5 administradoras y moderar era muy difícil. Esto se no sucede con otras herramientas u otras plataformas porque no tienen la opción para moderar. No es una prioridad, talvez. El facebook hace posible que se genere un movimiento más viral y sea abrumador, en especial cuando es un tema tan delicado como el aborto en una sociedad tan conservadora como la nuestra.

“poseer una cuenta en Facebook o el uso frecuente del medio aumenta la probabilidad de realizar estas actividades, pero no facilita directamente la acción de protestar. Así, el efecto del uso de Facebook es indirecto en aquellos individuos que protestan y, a su vez, es mediado por el comportamiento particular de los individuos en el sitio” (Scherman, A., Arriagada, A. y Valenzuela, S., 2010)

Además, como bien lo dicen Scherman, A., Arriagada, A. y Valenzuela, S., “los valores políticos y culturales de los individuos pueden moderar –esto es, amplificar o disminuir– el papel que juegan los medios sociales online”. Es por esto que vemos la página requiere ser moderada ya que hay demasiados comentarios exacerbados que no van con la ideología de la página. La página no pretende anular los comentarios en contra pero sí los comentarios insultantes. En algún momento anulaban comentarios que se referían a Dios. En este aspecto la administración de la página ejerce un papel autoritario pero válido ya que ellas no ven la página como un lugar de discusión sino de exposición de los testimonios y esperan que no sean juzgados, sin embargo sucede lo contrario.

Así podemos ver lo que dice Postill sobre “the misguided idea that our ‘local communities’ are being impacted upon by a global network society and by that ‘network of networks’ known as the Internet” (Postill, J., 2012), ya que en muchos casos, como el caso que presento, es la sociedad la que afecta la comunidad online y la comunidad online la que impacta en generar conciencia en la comunidad física local. No es solo una sola vía pero un flujo de impactos que se genera gracias al  medio.

 

Bibliografía:

  • Scherman, A., Arriagada, A. y Valenzuela, S. (2010). ¿Hacia una nueva ciudadanía multifuncional? Uso de medios digitales, redes sociales online y participación política. Brasil: IV Congreso Latinoamericano de Opinión Pública de WAPOR
  • Scherman, A., Arriagada, A. y Valenzuela, S. La protesta en la era de las redes sociales: el caso chileno
  • Postill, J. (2012). Digital politics and political engagement. En H. Horst and D. Miller (eds) Digital Anthropology. Oxford: Berg.

Imágenes: Cover photos de la página “Yo Aborté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *